Investigador de la UNP habló sobre realidades del emprendedor y la competitividad de las Pymes.

El Dr. Ever Villalba Benítez, investigador de la Facultad de Ciencias, Tecnologías y Artes – FCTA, expuso en el stand del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) en la Expo Mariano R. Alonso, resultados de investigaciones y producciones científicas sobre aproximaciones a las realidades del emprendedor y la competitividad de las Pymes.

Las producciones científicas presentadas en la jornada se centraron especialmente en dos líneas de trabajo que a su vez son complementarias y transversales. La primera es referente a la línea de investigación sobre Competitividad en Pequeñas y Medianas empresas (incluidas la del sector cultural y turismo). Y la segunda aborda el análisis relacionado al emprendedurismo joven de nuestro país.

Sobre el tema competitividad, señaló que este es un componente prioritario para el desarrollo, crecimiento y sustentabilidad de las pymes, teniendo un efecto multiplicador en la sociedad.

Recalcó, que son las micro, pequeñas y medianas empresas las unidades económicas que están llamadas a asumir un rol protagónico para dinamizar la economía, redistribuir la riqueza y dignificar el trabajo, considerando su capacidad de adaptación, y el potencial empleo de la fuerza laboral en gran volumen.

Además, el contexto actual implica una serie de desafíos y de múltiples aristas a abordar, sumado a la crisis económica previa y que hoy día se encuentra acentuada con la escalada de precios y el creciente desempleo, los embates de la pandemia por el Covid-19 han calado profundamente sobre la sociedad paraguaya.

Así también, mencionó que la promoción del emprendedurismo joven y más aún con el bono demográfico que goza el país, así como la formación de nuevas empresas y el fortalecimiento de las ya existentes, implica potencialmente impactos positivos para la sociedad por la fuerza transformadora de ambos.

Refirió que la juventud, está caracterizada por una realidad cambiante y en continuo desarrollo que se transforma constantemente, dependiendo de las modificaciones económicas, tecnológicas y sociales que la sociedad contemporánea atraviesa cada día con mayor rapidez. En este sentido, la juventud, se vuelve un factor de cambio y desarrollo, como ningún otro grupo etario, rápidamente, cuando oportunamente es alentada con nuevos conocimientos, estímulos y oportunidades.

Es de reconocer, que la juventud paraguaya ha encontrado, en estos últimos años, la manera de sobrellevar las dificultades estructurales impulsando, autónomamente, un proceso de crecimiento, a través de una integración cultural con el resto del mundo, a pesar de vivir una realidad socioeconómica compleja, hundida en problemas que dificultan su desenvolvimiento como: una baja calidad educativa, un escaso acceso a la salud, un mundo del trabajo persistentemente precarizado.

A pesar de esta realidad, la juventud paraguaya representa para el país una suerte histórica por el momento demográfico importante, con un sector juvenil de gran tamaño, activo y entusiasta, dispuesto a poner el hombro para ayudar al crecimiento y al desarrollo de toda la sociedad.

Sin embargo, la respuesta de las instituciones hasta hoy han sido escasas, promoviendo en muchos casos solamente precariedad, informalidad, frustraciones, y provocando, además, una cada vez mayor emigración de jóvenes hacia otros países. De seguir así, de no darse un golpe de timón, caminamos a un punto en el que se estará desaprovechando la oportunidad del Bono demográfico, y la juventud paraguaya perderá una gran posibilidad de crecer, despegar y aportar realmente al progreso socioeconómico del país; algo que la misma anhela profundamente, pero que en la actualidad ningún organismo público o privado parece estar realmente determinado a proporcionarles por la ausencia de políticas claras y contundentes a favor de los menos de favorecidos.

Estas investigaciones fueron desarrolladas en el marco de la ejecución de proyectos cofinanciados por la Universidad Nacional de Pilar – UNP y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología – CONACYT a través del Programa Paraguayo para el desarrollo de la Ciencia y Tecnología – PROCIENCIA con recursos del Fondo para la Excelencia de la Educación e Investigación – FEEII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*