INSTITUCIONALES

La creación de la nueva Facultad constituye un paso importante en la historia universitaria de Ñeembucú, la Universidad Nacional de Pilar decidió por resolución N° 80/2013 del Consejo Superior Universitario el 16 de julio, aglutinar en una Facultad denominada Ciencias, Tecnologías y Artes, las unidades académicas que dependían del Rectorado siendo las mismas el “Conservatorio de Música Sofia Mendoza”, creado por Resolución N° 125/2011 del Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional de Pilar, aprobado por Resolución N° 10/2013 de la Dirección General de Educación Artística del MEC yComunicación para el Desarrollo”, creado por Resolución N° 107/2009 del Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional de Pilar y habilitado por Resolución N° 1527/2010 de la Dirección General de Educación Superior del MEC, autorizado por Resolución N° 422/2013 de la Dirección General de Instituciones de Formación Profesional del Tercer Nivel del MEC. En el afán de optimizar recursos y con la intensión de que un solo cuerpo académico pueda sustentar el desarrollo y control de las actividades académicas de las carreras mencionadas.

Este proceso de reorganización está marcado por la racionalización de talentos humanos y recursos materiales, que en el caso de Comunicación para el Desarrollo algunos investigadores de la Universidad Nacional de Pilar, que ahora pasan a formar parte de la FCTA, se constituyen como docentes de la carrera.

Con un rótulo generalista, que realmente encubre un proyecto de vida universitaria avanzada y dotada de un campo de acción vasto y complejo, la implementación del proyecto institucional puede significar un ascenso cuántico en el papel tanto local como en el complejo sistema universitario paraguayo.

La FCTA representa en su planificación un paso integrador, que puede ser calificado de supracurricular, una categoría que abarca holísticamente (en forma totalizadora) a la estructura universitaria de hoy en la Universidad Nacional de Pilar, cuyo espectro cognitivo ya ha alcanzado un grado de evolución instrínseca que comenzaba a poner de relieve la vacancia (carencia subsanable) de un instrumento de tal calidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*